In the Name of Jesus; First Spanish Reflection:

El Evangelio de hoy nos da la esperanza de que, incluso desde detrás de las rejas de una prisión, un pecador abierto al espíritu de Dios puede traer sanación a un mundo en caos. Esto es realmente una buena noticia a la luz del fracaso de algunos de los clérigos al más alto nivel que le han fallado al pueblo de Dios.

En el Evangelio, oímos que los discípulos de Jesús intentan , sin éxito, detener a un exorcista que estaba usando el nombre de Jesús sin su autorización pero exitosamente. Ahora los discípulos de Jesús, estaban listos para el fracaso de no poder detener a este exorcista de usar el nombre de Jesús sin autorización.

Quizás, más al punto, a nosotros los clérigos nos pueden dar celos hasta el punto de descartar a las personas laicas que quieren servir en posiciones de ministros usualmente reservadas para los clérigos. A menudo, los laicos sirviendo en posiciones oficiales también pueden ser igualmente celosos de la autoridad dada a los clérigos en la Iglesia.

Cristo nos llama a dejar a lado los celos mezquinos y a respetar los dones de aquellos que trabajan en el nombre del Señor.
El don que Jesús menciona es una simple taza de agua fría ofrecida a una alma sedienta. Puede servir para abrir las puertas a la esperanza y a la nueva vida.

Jesús nos está animando a ir a realizar acciones simples pero poderosas en su nombre y no podemos hablar mal de él ante el fracaso de sus discípulos. Clero o laico, debemos de servir al Señor y reconocer el poder de su nombre.

Leave a Reply